Seleccionar página
5
(13)

Si existe un desafío común a todos los seres humanos es el proceso de tomar decisiones; y, sin duda, se trata de una de las acciones que nos demanda más tiempo y energía. Por eso, tendemos a automatizar las pequeñas decisiones que debemos tomar en el día a día y, en consecuencia, a ejecutarlas en una especie de “piloto automático”.

Si eso es lo más conveniente o no para nuestro bienestar, es un tema que merecería otro post 🙂. En este, nos vamos a referir a lo que ocurre cuando debemos tomar decisiones que exceden las cuestiones rutinarias de nuestra vida cotidiana y nos ponen frente a una encrucijada en la que no estamos seguros de qué camino es más acertado tomar.

Sabemos que existen muchos sistemas de “toma de decisiones” y que es muy fácil perderse en la inmensidad de propuestas que prometen ser la solución definitiva para afrontar esa tarea. Por eso, en Conecta361 nos propusimos realizar una exhaustiva búsqueda y evaluación de tales sistemas. Y, a partir de esa investigación —y de nuestra propia experiencia— elaboramos un proceso de siete pasos con el objetivo de simplificar la tarea de decidir entre diversas alternativas.

A diferencia de otros mecanismos de toma de decisiones, que consideran al ser humano como una especie de robot capaz de abstraerse de (y superar) sus sesgos psicológicos, nuestra propuesta parte de que lo primero es reconocer que existen, para desde allí hallar una manera de sortear sus trampas. En otras palabras, aprenderás no solo a detectarlos, sino asimismo a desactivarlos.

Además, consideramos que lo que hace eficaz a nuestro procedimiento de toma de decisiones es que no excluye a la intuición de la ecuación. Simplemente, les da un orden al análisis objetivo y a las percepciones subjetivas, de modo que ambos puedan convivir y actuar de manera sinérgica, en función de que puedas elegir la alternativa más acorde a tus objetivos.

Finalmente, creemos que lo mejor del sistema que construimos es que funciona, en el sentido de que nos permite aumentar muchísimo las chances de elegir la opción más conveniente o, al menos, una que nos permita avanzar hacia las metas que deseamos alcanzar. Como creemos que lo bueno debe compartirse, escribimos un texto que explica al detalle los pasos para tomar una buena decisión. Y, como también pensamos que el conocimiento es poder solamente cuando se lo aplica de forma práctica, te invitamos no solo a que leas ese texto, sino —sobre todo— a que lo pongas a prueba.

Tal como ocurrió cuando nos ocupamos de por qué no siempre es una buena idea incorporar nuevas herramientas a tu negocio, tenemos el honor de que El Observador, un medio reconocido tanto en Uruguay como a nivel internacional, difunda el artículo que hemos realizado sobre este tema.

Tanto si debés tomar una decisión en un tema laboral como en uno personal, te sugerimos que le des una oportunidad a nuestro sistema de siete pasos para la toma de decisiones. Al fin y al cabo, el rumbo de nuestra existencia se define de acuerdo a nuestras elecciones, y en Conecta361 queremos ayudarte a que te vuelvas experto en elegir lo que te ayude a crecer, en todos los ámbitos de tu vida.

¿Qué te pareció el artículo?

¡Queremos saber tu opinión!

¿Cómo podemos mejorar este artículo?

Pin It on Pinterest