Seleccionar página
5
(39)

Seguramente, muchas veces escuchaste hablar acerca de qué es el networking, también conocido como gestión de redes de contacto. O incluso, quizá sin darle esos nombres, lo pusiste en práctica.

En un mundo cada vez más hiperconectado, todos –más allá de que seamos conscientes o no de ello- formamos parte de una red de contactos.

Si bien esto ocurrió siempre, lo cierto es que hoy, gracias a un uso inteligente de la información disponible y las redes sociales, podemos usarlo a nuestro favor y generar oportunidades comerciales.

¿Te interesa saber cómo? ¡Seguí leyendo este artículo!

¿Qué Es y Cómo Funciona el Networking?

Sin duda, uno de los principales objetivos que guía cualquier emprendimiento es el de aumentar el número de clientes y, por consiguiente, los ingresos y las ganancias obtenidas a partir de ellos.

Hoy en día, contamos con muchas herramientas para eso. En Conecta361 ya te presentamos varias de ellas, y lo seguiremos haciendo, porque nuestra meta es que puedas alcanzar y superar las metas planteadas en tu estrategia comercial.

Algunas de esas herramientas están más relacionadas con lo que se entiende por marketing tradicional y, otras, con el marketing digital. El concepto de networking abarca ambas áreas. A continuación, te explicamos por qué.

¿Qué Significa Networking?

En síntesis, networking significa la construcción de una red de contactos afines a nuestros objetivos profesionales, con los que podremos colaborar de alguna manera y recibir, a su vez, algún tipo de ayuda.

En primer lugar, es necesario que tengas muy claro que —sea cual sea tu modelo de negocio— para recibir, antes es importante estar dispuesto a dar. Por eso, es imprescindible que te preguntes qué podés ofrecer a aquellas personas a las que te interese contactar, para poder generar una relación sólida y de beneficio mutuo.

Objetivos del Networking

La realidad es que cada persona persigue diferentes objetivos al realizar networking. Pero, sin duda, existe una serie de objetivos generales dentro de los cuales pueden agruparse esos objetivos particulares. Entre los más destacados, se encuentran los siguientes:

Establecer Alianzas Estratégicas

Este punto abarca tanto la generación de vínculos con personas de otros rubros cuyos talentos y competencias pueden complementar los tuyos, como con aquellas que se encuentran dentro de tu rubro de negocio.

Aunque, en una primera aproximación, podamos pensar que quienes están dentro de nuestra misma área de actividad son nuestros competidores, lo cierto es que -a veces- es muy provechoso implementar el networking con ellos. Al hacerlo, podés generar oportunidades de negocio que, tal vez, no podrías llevar adelante sin un socio estratégico.

Detectar Tendencias Emergentes en el Mercado

Más allá de lo que señalamos en el punto anterior acerca de la potencial generación de alianzas, siempre es una buena práctica tener una relación cordial con tus colegas. Ya que, al interactuar con ellos, podrás tener una visión más amplia acerca del estado actual y de las tendencias de tu actividad profesional.

Dar a Conocer tus Servicios Profesionales

Si bien es cierto que podés brindar información sobre tus servicios de muchas maneras y mediante diversos canales, la ventaja de hacerlo a través del networking es que te permite establecer una conexión más cercana, que por lo general se realiza en un ambiente más distendido que uno estrictamente comercial.

El punto clave es seleccionar aquellos espacios de networking —físicos o virtuales— donde se encuentre un público al que tu oferta puede aportarle valor; es decir, clientes potenciales que posean necesidades a las que puedas ofrecerles una solución.

Generar Relaciones a Largo Plazo

En ocasiones, no existe un objetivo comercial inmediato al hacer networking, pero sí la voluntad de construir lazos con personas con las que podamos establecer un vínculo sinérgico cuando un proyecto u objetivo común así lo requiera.

Tipos de Networking

Existen varias formas de clasificar al networking. Es necesario que tengas en claro que el concepto de networking es siempre el mismo, solo varía la manera en que se realiza. A continuación, te presentamos algunas categorías que suelen ser utilizadas al hablar de networking:

Networking Offline

Se trata del que está asociado al modelo de networking tradicional. Es decir, el de asistir a eventos realizados en lugares físicos, para interactuar con gente con la que podemos establecer vínculos de colaboración recíproca.

Este tipo de networking no solo incluye los eventos que se llevan a cabo con el objetivo puntual de promover la formación de redes de contactos, sino cualquier encuentro profesional o de capacitación —como talleres, conferencias o charlas— que antes, durante o después de su realización ofrezca un espacio donde los asistentes puedan interactuar entre sí.

Networking Online

También conocido como networking digital. El objetivo es, claro, el mismo que en el caso anterior: el de conocer posibles inversores, socios comercialesprospectos o mentores que estén alineados con nuestros objetivos. Solo que, en este caso, la interacción se da a través de redes sociales.

Históricamente, esta clase de networking fue catalogada como más “fría” que el networking presencial u offline. Y, si bien es difícil superar la cercanía que posibilita un encuentro cara a cara, la evolución de los espacios virtuales hizo que, hoy en día, ofrezcan múltiples posibilidades que los acercan mucho a la dinámica de los encuentros presenciales.

Además, los eventos de networking online ofrecen muchos de los beneficios del networking tradicional, con la ventaja añadida de la comodidad de poder asistir a ellos desde cualquier lugar con conexión a internet.

Networking Empresarial

Este tipo de networking tiene estrecha relación con los que te presentamos en los dos casos anteriores, ya que se da en un marco que, de manera explícita, está focalizado en la interacción profesional. Puede realizarse en escenarios físicos o virtuales.

Networking Informal

Es la clase de networking que llevamos a cabo de manera cotidiana, a veces sin advertirlo, en interacciones sociales por fuera del ámbito laboral. La clave para aprovecharlo es la escucha activa de tu interlocutor, porque quizá puedas ofrecerle tus productos o servicios —sin resultar invasivo o inoportuno, claro— o recomendarle a otro proveedor de tu confianza.

Networking Personal

Puede llevarse a cabo en cualquier ámbito, pero no suele estar ligado a una estrategia de negocio integral, sino a contribuir a un crecimiento personal y profesional sin una meta estrictamente definida.

Networking Operacional

Está orientado a necesidades prácticas e inmediatas, que apuntan a lograr eficiencia, objetivos y/o resultados en un aspecto determinado.

Networking Estratégico

De los tres tipos, y como lo indica su nombre, es el que tiene una visión más a largo plazo. Responde a los objetivos más importantes que, en última instancia, tiene un plan de negocio o de carrera.

Aunque cada modalidad tenga sus características particulares, la realidad es que —en un contexto donde cada vez se desdibujan más las fronteras entre el marketing tradicional y el digital— lo ideal es combinarlas. Por ejemplo, una relación comercial puede originarse en un evento presencial, ya sea laboral o informal. Pero, luego, es recomendable que continúe y se fortalezca a través de plataformas online (o viceversa).

Si no tenés idea de cómo empezar a hacer networking, te presentamos un video en el que vas a encontrar algunas recomendaciones que te pueden ser de gran ayuda:

Ejemplos de Networking

Del mismo modo en que hay varias maneras de tipificar al networking, podemos enumerar distintos casos en los que se lleva a cabo.

Por ejemplo, algunas cámaras de comercio organizan de manera periódica algún tipo de evento de networking exclusivo para sus miembros cuyo objetivo es favorecer el establecimiento de relaciones estratégicas entre ellos.

Por otra parte, existen eventos «abiertos» en los que, si bien algún tipo de pago es necesario para el acceso, puede participar cualquier persona que demuestre interés en hacerlo.

Pero, en la actualidad, existe una tendencia a que el número de participantes de un evento —ya sea online u offline— sea cada vez más reducido, en línea con una estrategia de hipersegmentación.

Por lo general, estos eventos son pagos y se orientan a segmentos específicos en los que los posibles participantes comparten de manera excluyente un número de intereses en común. A cambio, ofrecen una alta posibilidad de generar oportunidades de negocio.

¿Para Qué Sirve el Networking?

De acuerdo con todo lo que te contamos hasta el momento, y a manera de resumen, podemos concluir que algunos de los beneficios del networking más destacados son:

  • La posibilidad de acceder, a través de tu red de contactos, a personas a las que, de otra manera, te resultaría muy difícil poder llegar.
  • Afianzar relaciones profesionales con colegas.
  • Generar oportunidades de negocio ya sea estableciendo alianzas o ayudándote a detectar necesidades no cubiertas a las que podrías brindar una respuesta.
  • Dar a conocer —y promover de una manera no invasiva— tus productos o servicios.
  • Hacer crecer tu reputación dentro del ámbito profesional en el que te desempeñes.
  • Aprovechar una de las grandes posibilidades que ofrece el marketing digital. Esto es, explorar el potencial de las redes sociales para generar conexiones de alta especificidad y calidad.
  • Tener conocimiento de oportunidades laborales que, o bien no se hacen públicas, o se difunden de modo restringido.
  • Desde un punto de vista más general, te obliga a tener muy definido cuáles son tus objetivos profesionales o de negocio —lo cual es el primer paso para alcanzarlos— y a saber expresarlos con claridad.

Además, y como una de sus características más importantes, el networking puede adaptarse a cualquier tipo de negocios que realices y de estrategias de marketing que implementes. Lo importante es que —antes de llevarlo a cabo— traces un plan acorde a los objetivos que desees alcanzar, que contemple tus fortalezas y recursos disponibles.

¿Cómo Hacer Networking?

Las maneras de hacer networking van a depender de tus objetivos, de las características particulares de la industria en la que te muevas, y del tipo de encuentro o espacio que elijas para construir o ampliar tu red de contactos. Sin embargo, te ofrecemos una serie de recomendaciones generales que te pueden ser de mucha ayuda:

Estar al Tanto de los Eventos Afines a tu Rubro de Actividad

Participar en foros profesionales, grupos de LinkedIn relacionados con tu área de negocio y seguir a referentes de tu campo de desempeño te va a permitir “tener en el radar” aquellos encuentros online u offline que estén alineados con tus intereses y objetivos. Más allá de eso, el solo hecho de participar en esos espacios es una manera de hacer networking.

Fortalecer tu Marca Personal

Tu presencia digital debe ser atractiva para la audiencia con la que aspirás a construir una relación.  Por eso, no solo es importante que estés activo en las redes sociales que utilices para mostrar tu trabajo, sino también que el contenido que publiques sea de valor y sea consistente con la imagen que deseás transmitir.

Acudir a los Encuentros de Networking con una Estrategia Definida

Existe una regla de oro en los eventos de networking, y es la de no monopolizar el tiempo y la atención de tus interlocutores. Debés tener en cuenta que lo más probable es que solo tengas unos minutos para mantener una conversación con aquellas personas que sea de tu interés conocer, por lo que debés tener muy claro el mensaje que pretendés comunicar.

Si, por ejemplo, se trata de una propuesta comercial, es muy útil que desarrolles lo que en inglés se conoce como elevator pitch, que no es más que un discurso muy breve (de no más de un minuto) que sintetice lo más relevante de tu proyecto de negocio.

Llevar a Cabo un Seguimiento de tus Contactos

De nada sirve acumular tarjetas y/o contactos en la agenda de tu celular si luego quedan en el olvido. Asimismo, también es importante que recuerdes la información clave acerca de las personas con las que interactuaste, lo que podés lograr escribiendo esos datos en el dorso de las tarjetas o asociando notas a cada uno de esos contactos en tu celular.

Más allá de que finalmente te interese hacer negocios con esas personas en el futuro cercano o no, es una buena práctica comunicarte con ellas cada cierto tiempo. Quizá, en algún momento, puede llegar a generarse una oportunidad de colaboración en la que ambas partes puedan resultar beneficiadas.

Trabajar en tus Habilidades Sociales

Tal vez seas de esas personas a las que les genera mucha ansiedad el hecho de comunicarse con otros, pero eso no debería ser un impedimento para construir relaciones valiosas. Pensá que no se trata solo de qué te puede aportar el otro, sino de aquello que vos podés ofrecer para colaborar con otras personas y, eventualmente, con la comunidad de la que formás parte.

Una buena manera de sacarte el miedo es dar el primer paso y comenzar a participar en encuentros de networking. Vas a descubrir que, con cada evento al que asistas, tus habilidades sociales se van a ir desarrollando, y tus temores van a ir desapareciendo.

¿Qué Es el Network Marketing?

Dentro del mundo empresarial, existe un concepto que -si bien no es nuevo-, ha adquirido gran relevancia en los últimos años tanto por quienes afirman que es un éxito comercial como por quienes señalan que no es una estrategia de marketing viable.

Es importante que tengas en claro que este concepto no es equivalente al de networking; pero existe una relación entre ambos. Podemos decir que el punto en común entre los conceptos de networking y network marketing es, justamente, que ambos apuntan al aprovechamiento de una red de contactos.

Ya vimos, en detalle, cuál es la función de esa red en el networking. En el caso del network marketing, la red es un factor crucial para la escalabilidad de la empresa. Esto es así porque ese crecimiento depende no solo del aumento del número de consumidores, sino también de distribuidores y promotores que puedan reclutar a su vez a nuevos miembros.

Sus defensores afirman que la gran ventaja del network marketing es que se trata de un modelo de negocio que ofrece la posibilidad de que cualquier persona gane dinero en función a la energía que le dedique a buscar clientes potenciales y realizar ventas. Además, puede ser una fuente de ingresos complementaria al trabajo principal que se desarrolle. De hecho, muchas de las personas que obtienen ganancias a través de empresas de network marketing poseen otro empleo que no se ven en la necesidad de abandonar, dado que pueden combinar ambas actividades.

Impacto del Networking

Para finalizar, si hay algo que podemos subrayar de todo lo detallado, es que el networking es una estrategia imprescindible en un entorno tan dinámico como competitivo. Es necesario que asumas un rol cada vez más activo en el crecimiento de tu emprendimiento comercial.

Una buena práctica del networking puede impactar de manera muy significativa -y positiva- en tu negocio y favorecer, entre otros factores, tus ventas a través de internet.

Para eso, es muy importante que recuerdes que uno de los objetivos fundamentales del networking es el beneficio mutuo de todas las partes intervinientes.

Como cierre, te dejamos un artículo con más claves para que puedas hacer networking con éxito y aprovechar al máximo sus ventajas:

Ahora que contás con toda esta información, esperamos que te animes y busques algún evento de networking afín a tus intereses, o comiences a fortalecer tu red de contactos a través de las redes sociales. La clave para que obtengas resultados es tener en claro qué es lo que deseás lograr, y en qué podés ayudar a otros, y poder expresarlo de una manera genuina y convincente.

Si tenés alguna consulta o comentario, vamos a estar encantados de ayudarte 🙂. ¡Escribinos!

¿Qué te pareció el artículo?

¡Queremos saber tu opinión!

¿Cómo podemos mejorar este artículo?

Pin It on Pinterest