5
(21)

El storytelling es, para muchos negocios, una especie de “eslabón perdido” dentro de su estrategia de marketing. ¿Por qué? Porque, a veces, una empresa parece tenerlo todo para ser exitosa: una presencia digital sólida, un equipo calificado de talento humano, y amplios recursos para invertir en publicidad. Y, sin embargo, no termina de despegar: si bien técnicamente todo está de su lado para triunfar, le falta un “ingrediente secreto” vital.

No obstante, ese ingrediente —en realidad— no es tan secreto, sino que está a la vista de todos (y quizá por eso pasa desapercibido). Se trata de la conexión emocional con su audiencia, algo que el storytelling ayuda, y mucho, a lograr. En este post, te damos las claves para desplegar la magia del storytelling, de manera que, además de aprender a contar historias, hagas historia con tu negocio. 😉

Qué es el Storytelling

En resumidas cuentas, el storytelling es el arte de contar historias; de hecho, su traducción al español es justamente “narración de historias”. Pero no cualquier historia: para ser considerado como tal, el storytelling debe transmitir un mensaje que tenga un objetivo, que sea relevante para su audiencia y que, en el caso de su utilización comercial, esté alineado con la marca que lo utiliza. Por eso, el storytelling es mucho más que una mera práctica narrativa: es una manera de comunicar la misión, la visión y los valores de tu negocio.

El storytelling no está reservado solo a empresas que venden productos o servicios relacionados con los aspectos más “emocionales” del ser humano, sino que se puede aplicar a cualquier tipo de negocio para humanizar la marca y conectar con los consumidores de manera auténtica. En lugar de simplemente promocionar un producto o servicio, el objetivo del storytelling es establecer un vínculo afectivo con los clientes potenciales.

En el ámbito del marketing digital, el storytelling se puede emplear en todo el abanico de una estrategia de contenidos. Es decir, se utiliza tanto para contenido de pago, como campañas publicitarias en redes sociales o acciones relativas al marketing de influencers, como para contenido orgánico. Esto último involucra, principalmente, técnicas de inbound marketing. Por ejemplo, marketing de contenidos en publicaciones en blogs y/o redes sociales y envío de correo a tu base de suscriptores (email marketing), así como otras prácticas tales como el contenido generado por el usuario, también conocido como user generated content.

Por Qué Usar el Storytelling en tu Negocio

Todos lo vivimos a diario: estamos rodeados de una cantidad cada vez más abrumadora de información. Ello hace que adoptemos una actitud tendiente a poner, progresivamente, más barreras frente a la información que no nos interesa o, más aún, nos resulta molesta, como la publicidad invasiva.

Es por eso que, cuando percibimos que un contenido dirigido a nosotros no trata de vendernos algo directamente, sino que busca forjar una conexión a nivel más íntimo y profundo, por lo general “bajamos las defensas” y somos más receptivos a él.

Además, los seres humanos nos criamos escuchando historias; en muchos casos contadas por personas muy queridas por nosotros. Eso hace que, aunque no seamos conscientes de ello, por lo general tengamos una predisposición positiva cuando una marca busca interpelarnos emocionalmente a través de algún tipo de historia. Porque, de alguna forma, eso apela a nuestra propia historia y nos invita a descubrir aquello que tenemos en común.

Por otra parte, el storytelling es una práctica que, además de captar la atención, es inmune al plagio. Tus competidores pueden copiar tus productos o servicios, detectar qué funciona en tu empresa e implementarlo en la suya, imitar tu estrategia de precios, o incluso “robarte” a personas claves de tu organización. No obstante, hay algo que jamás podrán copiar: tu historia. Ya sea que se trate de una empresa unipersonal o tengas un equipo que te acompañe, la combinación de formación, experiencia e historias de vida de quienes están detrás de un negocio equivale a una huella digital; no hay otra igual.

Dentro de un mundo donde proliferan los clones y las imitaciones, la autenticidad es un valor en alza. Por lo tanto, aquellas marcas que conocen qué es lo que las hace únicas, y saben cómo, a quién, en qué momento y a través de qué canales contar historias en torno a ello, se destacan enormemente frente a otras.

En definitiva, una historia debe describir aquello que pude generar empatía, transmitir valores, entretener y, a la vez, persuadir. Por eso, el storytelling puede contribuir a hacer que los consumidores se sientan más cercanos a tu marca; y eso puede impactar de modo muy positivo en los niveles de fidelización y engagement.

Cómo Incorporar el Storytelling en tu Estrategia de Marketing Digital

Ahora que sabes por qué es relevante en el marketing digital, es momento de que conozcas técnicas del storytelling para tu estrategia de marketing. A continuación, te presentamos algunas formas de hacerlo:

Revelá la Historia Detrás de tu Marca

Una manera habitual (pero no por eso menos eficaz) de emplear el storytelling es narrar tu historia en tu sitio web, blog, newsletters y/o redes sociales. Esto puede referirse tanto a cómo surgió la idea de crear tu empresa o a cómo superaste un desafío, sea personal o profesional, para llegar donde estás hoy.

A muchos consumidores les gusta saber a quiénes les están comprando un determinado producto o servicio, y les resulta importante sentirse identificados con los valores de esa empresa, y con la esencia de la marca. Tanto en una marca personal como en el branding de un negocio, podés encontrar la manera de contar historias que reflejen por qué sos diferente frente a otras opciones, y que resalten los puntos en común que tu marca tiene con el público al que apunta.

Hablá Acerca de tus Productos o Servicios

No solo tu marca tiene una historia: tus productos y/o servicios también son una gran fuente de inspiración para el storytelling. Por ejemplo, podés contar por qué decidiste lanzarlos al mercado, o generar una historia que muestre cómo dan solución a los pain points de sus consumidores y, por lo tanto, mejoran su calidad de vida.

Por ejemplo, si vendés productos de cuidado personal, podés crear historias sobre cómo esos productos lograron ayudar a sus consumidores a aumentar su bienestar y/o su seguridad en sí mismos. O, si ofrecés servicios de consultoría, podés publicar historias sobre cómo ellos resolvieron determinadas necesidades de tus clientes, como superar desafíos y alcanzar sus objetivos.

Aprovechá el Poder de la Imagen y el Video

Aunque el origen del storytelling está intrínsecamente ligado a las palabras, hoy en día también podés aprovechar otro tipo de contenido. Por ejemplo, el poder de las imágenes y los videos para contar historias. Tales recursos son una herramienta poderosa para crear una conexión emocional con tu audiencia y mostrarles la historia detrás de tu marca.

Además, el storytelling que utiliza este formato es perfecto para las redes sociales. Un ejemplo típico es el de crear historias o reels que muestren cómo se fabrican tus productos, en qué tipo de situaciones se consumen, o cómo trabajas con tus clientes.

Utilizá Testimonios de Clientes

Los testimonios de tus clientes pueden ser una forma muy efectiva de emplear el storytelling en tu estrategia de marketing digital, ya que pueden demostrar a los clientes potenciales cómo tus productos y/o servicios causaron un impacto positivo en la vida de otras personas.

En este caso, aquellos clientes que sabés que “aman” a tu marca pueden ser tus mejores aliados, y es probable que acepten algún tipo de acuerdo para participar y contar su opinión. Podés ganar mucho a través de esta modalidad, dado que esos testimonios suelen generar credibilidad y despertar confianza en tu marca.

Sé Auténtico

Ya lo hemos mencionado, y lo repetimos porque es crucial: es muy importante que seas auténtico al emplear el storytelling en tu estrategia de marketing digital. Los consumidores detectan fácilmente cuando una historia es falsa o exagerada, por lo que es obligatorio que cuentes una historia real.

Además, la sinceridad —incluso con respecto a los errores y fracasos que hayan ocurrido a lo largo de tu trayectoria comercial—, por lo general, despierta la empatía de tu audiencia y hace que conectes en un nivel más profundo con ella.

Tips Para Contar las Mejores Historias en tu Estrategia de Storytelling

Si pensás que contar historias no es lo tuyo, te aseguramos que sí lo puede ser. Basta con aprovechar la infinidad de recursos que existen para desarrollar un storytelling que atrape a tu público objetivo. A continuación, te recomendamos aquellos que consideramos un buen punto de partida para que comiences a explorar ese camino.

Recurrí a las Estructuras Clásicas

Te proponemos un ejercicio: pensá en aquellas historias que más recordás. En general, todas siguen estructuras de relato que ya han probado su eficacia durante siglos y, si las comparás entre ellas, lo más probable es que descubras que tienen varios elementos en común en lo que respecta a cómo está organizado el desarrollo de la historia. La gente olvidará muchas cosas, pero no aquello que le causó un impacto en un nivel profundo y arquetípico.

Uno de los esquemas más conocidos es el que se conoce como el viaje del héroe, concepto desarrollado por el antropólogo Joseph Campbell. Para explicarlo de manera simplificada, ese viaje (que en su concepción original está compuesto por 17 etapas) abarca tres grandes instancias:

  • el “llamado” para que el protagonista abandone una situación que le es familiar y se aventure a lo desconocido,
  • la aventura en sí, donde el personaje deberá enfrentar retos y obstáculos que requerirán de él el desarrollo o la puesta en práctica de ciertas habilidades,
  • y el regreso, donde el personaje vuelve al ámbito del que partió, pero ya convertido en héroe gracias a los conocimientos que adquirió a lo largo del sendero recorrido.

Ese modelo básico se puede enriquecer agregando etapas intermedias. Por ejemplo, algo que forma parte del modelo propuesto por Campbell es que, antes de iniciar el viaje, el futuro héroe viva una sensación de “rechazo” hacia él, y decida no aceptar el llamado original. Eso forma parte de varias historias de emprendedores que no siguieron un camino lineal para crear su empresa, sino que desecharon esa idea hasta que, finalmente, algo los impulsó a concretarla.

Hacé Ingeniería Inversa

Esta técnica es, en realidad, una variante de la que te presentamos en el punto anterior, que apunta a descubrir la lógica del viaje del héroe —y otros mecanismos narrativos relacionadas con él— en la vida cotidiana. En el punto anterior, te pedimos que observaras detenidamente todas aquellas series, películas y publicidades que te llamaron la atención a lo largo de tu vida, y que hasta hoy perduran en tu memoria.

Ahora, te invitamos a hacer un ejercicio muy relacionado con aquel. Consiste en que, desde este momento, cada vez que te sientes frente a una pantalla a dedicarle tu tiempo a algo que te cautiva, analices qué es lo que actúa como factor de atracción para mantener tu atención. Como podrás deducir a partir de lo que leíste aquí, existen patrones comunes, que te serán muy valiosos a la hora de construir tu propio storytelling.

Creá Contenido Multiplataforma

Esta opción es muy útil si ya tenés una base de seguidores fieles en una red social y querés aprovechar ese caudal de audiencia para fortalecer tu presencia en otra red o plataforma. Para conseguirlo, disponés de un gran recurso del que se nutren numerosas series: el sneak peek. Es decir, un adelanto de lo que está por venir, que despierte en la audiencia el interés de seguir consumiendo lo que la historia le propone.

La clave aquí es crear una narrativa irresistible en los primeros segundos del material que publiques, y contarles a tus seguidores que el relato continuará en otra red social. El umbral de atención es cada vez más bajo; por eso, debés capturar la atención del público en pocos segundos. Y, si ese “gancho” es lo suficientemente fuerte, desde aquella red social donde ya estés afirmado podrás derivar al público hacía otras redes.

Conclusión

Existe una frase de origen incierto, atribuida a Sócrates, aunque numerosas pruebas afirman que es anterior a él, que expresa: “Conócete a ti mismo”. Y, sea cual sea la fuente de ese aforismo, es muy aplicable al storytelling. Sin duda, momentáneamente, podés llamar la atención de un gran número de gente imitando la identidad de otras marcas que tienen una gran base de seguidores; pero eso no será sostenible en el tiempo. A mediano y largo plazo, la estrategia más redituable siempre será entender qué es lo que te distingue de tus competidores y construir una narrativa singular, con un estilo que no sea una copia, sino una creación original.

Aquí debemos abrir un paréntesis necesario y señalar que, precisamente por el gran poder que tiene el storytelling, es imprescindible usarlo de manera ética y ser muy cuidadosos con aquello que estamos comunicando. Porque (para expresarlo de manera simple) el storytelling trasciende la capa racional con la que solemos filtrar los datos a los que sin cesar estamos expuestos, y se dirige a nuestras emociones. Esto, por supuesto, puede ser maravilloso e inspirador para tu audiencia: todo depende del modo en que lo utilices, como ocurre con muchas otras herramientas.

Por último, si hay algo que queremos que te lleves de este post, es que te des cuenta de que tu historia es única. Si necesitás ayuda para descubrir qué es aquello que te diferencia de tu competencia, podés contar con una mirada objetiva: por ejemplo, la nuestra. ¡Aquí estamos para colaborar contigo y dar a conocer al mundo la magia de tu negocio! 💪✨

¿Qué te pareció el artículo?

¡Queremos saber tu opinión!

¿Cómo podemos mejorar este artículo?

Pin It on Pinterest