Seleccionar página
5
(2)

El marketing de afiliados es una práctica que, si bien es previa a la llegada de internet, sin duda le debe su popularidad y masividad a los canales digitales. Hoy por hoy es una herramienta que no ha perdido su vigencia, y es muy utilizada dentro del marketing online.

Esto se debe a que es una gran oportunidad para generar ingresos, tanto para los vendedores de bienes como para aquellos que intervienen en su promoción. Si estás interesado en conocer más de este tema para ponerlo en práctica y obtener ganancias, ¡seguí leyendo este post!

Qué es el marketing de afiliados

El marketing de afiliados o marketing de afiliación es una alianza entre alguien que ofrece un producto o servicio, y un “socio estratégico” o afiliado que promociona ese bien y recibe una comisión por las acciones de conversión que se registran en torno a él.

Es importante tener claro que este tipo de estrategia de marketing digital es aplicable a cualquier tipo de negocio, independientemente de su tamaño. Si tenés un emprendimiento, sean cuales sean sus características, podés convocar a personas que puedan estar interesadas en promocionar lo que vendés a cambio de obtener un porcentaje sobre la venta.

Por otra parte, si buscás generar ingresos pasivos, el marketing de afiliados puede ser una excelente opción.

Se pueden obtener ganancias por diferentes acciones de conversión, pero la característica común a todas ellas es que deben ser verificables y medibles. Ejemplos de este tipo de acciones son, entre otros, el que el cliente potencial complete un formulario de registro o envíe un mail solicitando más información. No obstante, lo más habitual es que el afiliado obtenga una comisión por cada venta del artículo promocionado.

Tipos de marketing de afiliación

Podemos distinguir varias categorías en las que podemos clasificar al marketing de afiliados:

  • Por un lado, tenemos la que goza de mayor popularidad y trayectoria dentro del marketing digital. Se trata de aquella que se vincula a los programas de afiliados creados por grandes empresas o marketplaces. Es el caso de Amazon, que fue la compañía pionera en la implementación de este modelo online con Amazon Associates, su programa de marketing de afiliación.
  • Por otra parte, existen plataformas de afiliados que funcionan como intermediarias. También conocidas como redes de afiliación, se dedican a establecer una conexión entre vendedores de productos y/o servicios e individuos o empresas que deseen ser sus afiliados y promocionar esos bienes.
  • Finalmente, existe también una categoría más “autogestionada”. En ella, el potencial afiliado identifica un artículo que desea promocionar y se pone directamente en contacto con su proveedor. En este caso, por lo general, el individuo o empresa que busca convertirse en afiliado tiene un historial de presencia digital que avala su afinidad y experiencia en relación a aquello que busca promocionar.

Es importante destacar que el marketing de afiliados es un modelo orientado a resultados. En consecuencia, persigue la generación de acciones de conversión establecidas de antemano, como por ejemplo que el cliente decida comprar el producto promocionado. Por lo tanto, en todos los casos es importante el rastreo o trazabilidad de esas acciones. Esto se logra mediante herramientas de software que hoy en día resultan cada vez más accesibles e intuitivas, y que permiten que el seguimiento de las acciones de conversión sea transparente para todas las partes involucradas.

Cómo hacer marketing de afiliados

Si buscás ser un afiliado, el inicio del proceso es relativamente simple. Al unirte a un programa de afiliación, por lo general recibirás una identificación o enlace único de afiliado. Esto permitirá que las acciones de conversión generadas a partir de tus enlaces te sean atribuidas, así como las ganancias derivadas de ellas. Este seguimiento se suele realizar, al menos hasta el momento, a través del uso de cookies.

Ahora bien, esos enlaces -para tener más chances de capturar la atención del público objetivo- deberán estar armónicamente integrados dentro de un contenido de valor. En líneas generales, existen dos grandes estrategias de marketing de contenidos que podés utilizar:

  • La primera, si ya tenés presencia digital en un determinado nicho o segmento, y una audiencia que te sigue, es capitalizar esa trayectoria. Para eso, podés seleccionar productos afines a los intereses de tu comunidad y crear contenido donde puedas promocionarlo de manera natural. Si bien esto se puede hacer por medio de diversos canales digitales -como las redes sociales- lo habitual es hacerlo a través de un sitio web, generalmente un blog. Esta estrategia se complementa a la perfección con el uso del email marketing.

Si, por ejemplo, tenés un blog de repostería, podés promocionar desde tus electrodomésticos preferidos para cocinar hasta los ingredientes que acostumbrás utilizar en tus recetas. O, incluso, productos relacionados, como elementos de decoración para una mesa dulce. Y, si enviás un newsletter a tus suscriptores, podés integrar tus enlaces de afiliado en el texto de los correos electrónicos que redactes.

  • La segunda opción es la publicación de páginas o sitios ad hoc; es decir, expresamente creados para promocionar determinados productos. Si lográs generar contenidos que resulten atractivos, respaldados por una buena investigación y una buena estrategia de SEO —y, dentro de ella, un buen uso de las palabras clave— esta alternativa puede ser tan válida como la anterior.

Por supuesto, ambas estrategias pueden ser compatibles entre sí. Si ya tenés un blog, podés comenzar por allí. Y, a medida que vayas adquiriendo experiencia en el proceso, podés desarrollar páginas de promoción orientadas a nichos específicos.

Cómo ganar dinero con el marketing de afiliación

Tal como mencionamos antes, una de las características inherentes al marketing de afiliados es la transparencia, y eso aplica a la relación entre todas las partes involucradas. Además, un negocio exitoso es el que produce ingresos de manera sostenida. Y, para eso, es necesario construir una relación a largo plazo con los clientes.

En consecuencia, la base para lograr ingresos a través del marketing de afiliación es que seas honesto. Ningún producto o servicio, por excelente que sea, resuelve las necesidades de todos los perfiles de cliente. Por eso, es importante que no intentes presentarlo como una solución universal. Sino, en cambio, que detalles sus atributos de manera que resulte claro para qué tipo de consumidor podría ser útil.

Para poder lograrlo, lo más recomendable -en especial si te dirigís a una audiencia que te conoce- es que hayas probado aquello que vayas a recomendar, y haya alcanzado o superado tus expectativas. En caso de que no lo hayas probado, lo ideal sería que tengas al menos experiencia con otros productos ofrecidos por el mismo vendedor. Y que, además, hayas realizado una investigación exhaustiva de las características de aquello que vas a promocionar.

Recordá que, si trabajás con tu marca personal, tu credibilidad es el capital más valioso del que disponés. No lo arriesgues en el afán de ganar dinero rápidamente. Pensá a largo plazo y apostá a recomendar productos y servicios de calidad que estén alineados con los intereses de tu audiencia.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Germain Morillo (@germain.morillo.md)


En caso de que crees páginas orientadas a promocionar artículos, lo aconsejable es que investigues qué productos o servicios pueden ser más rentables de acuerdo a la estrategia por la que optes. Hay bienes que están dirigidos a un nicho muy reducido pero que ofrecen comisiones altas. Por el contrario, otros están orientados a segmentos más amplios, pero generan comisiones mucho menores. En cualquier caso, tu estrategia debe contemplar las características del tipo de programa de afiliados por el que optes.

Beneficios del marketing de afiliados

La principal ventaja del marketing de afiliados es que ofrece una triple ganancia, donde todos los participantes resultan beneficiados de una manera u otra. Quienes comercializan el producto o servicio encuentran en el vendedor afiliado un promotor que, como sabe que la ganancia que recibirá dependerá de sus resultados, se esfuerza por alcanzar sus objetivos.

Por su parte, el afiliado recibe una participación en las ganancias sin tener que lidiar con temas de los que está a cargo el vendedor. Por ejemplo —entre otros— la logística y la atención al cliente.

A su vez, el cliente puede encontrar en un único sitio la información más relevante sobre un bien que puede dar solución a un punto de dolor.


Además, y especialmente en relación a aquellos productos o servicios que les hayan ofrecido una experiencia satisfactoria, los afiliados se convierten en embajadores de la marca. Y, así, le dan a aquello que promocionan un nuevo enfoque en el quizá quien lo comercializa no había pensado.

Por otra parte, a causa del «efecto halo», es probable que los atributos positivos de un afiliado sean asociados a aquello que promociona. Es por eso que muchas marcas realizan un análisis de aquellos interesados en promocionar sus productos.

En otros casos, si bien no existe una instancia de análisis previa, sí se realiza un monitoreo periódico. Esa acción se lleva a cabo para verificar que quien vende productos en calidad de afiliado cumpla con los términos previstos en la relación contractual. Más allá de la existencia o no de una etapa de calificación, es habitual que los vendedores de los bienes realicen este tipo de controles.

Recomendaciones para comenzar con el marketing de afiliados

Hay una recomendación que queremos que tengas bien en cuenta, y por eso es la primera que vamos a darte. En el imaginario popular, el marketing de afiliados suele estar asociado al hecho de conseguir dinero rápido. Y eso hace que muchas personas y empresas inescrupulosas se aprovechen de esa situación.

Es muy importante que tengas en claro que, como ocurre con cualquier otra práctica y modelo de marketing, no existe un camino probado —y lícito— para obtener ganancias de la noche a la mañana. Por eso, te recomendamos que antes de dar cualquier paso que tenga que ver con este tema, te tomes todo el tiempo que sea necesario para informarte y avances con cautela.

En ese sentido, la idea es que las ganancias superen a la inversión que hayas hecho. Y, en todos los casos, vas a tener que invertir tiempo, ya sea para encontrar un nicho rentable o para encontrar aquellos artículos que tengan afinidad con tu rubro de desempeño. O, también, para posicionar de manera orgánica los contenidos donde promociones esos bienes.  Si, además, tenés que invertir dinero (por ejemplo, para hacer publicidad en motores de búsqueda) es recomendable que hagas un cronograma de los resultados que esperás obtener de esa inversión. Y, en base a los resultados, implementes de manera periódica todos los ajustes que sean necesarios.

Y, una vez más, vamos a repetir el concepto de transparencia. En muchos casos, la normativa legal de un país, o de una determinada red social, lo exige. Pero, aunque eso no ocurra, es una muestra de respeto a tu audiencia informar que vas a recibir una comisión en caso de que ellos realicen una acción de conversión.

Finalmente, te pedimos -por tu propio beneficio- que evites hacer spam. No copies y pegues tu link de afiliado en innumerables páginas y redes sociales. Se trata de una práctica que, más tarde o más temprano, recibe algún tipo de penalización. El camino de promocionar enlaces integrándolos a un buen contenido quizá te requiera más tiempo y esfuerzo. Pero, a mediano y largo plazo, será el que te dará los mejores resultados.

Esperamos haberte dado las principales herramientas para iniciar ese camino con el pie derecho. En caso de que tengas alguna duda, sabés que podés contar con nosotros: ¡no dudes en enviarnos tu consulta!

¿Qué te pareció el artículo?

¡Queremos saber tu opinión!

¿Cómo podemos mejorar este artículo?



Pin It on Pinterest